29.6.15

Mundos íntimos. Tuve leucemia a los 8 años: la vida me dio otra oportunidad.



Entender lo inexplicable.

El autor se preguntaba qué cosa tan grave había hecho para merecer la enfermedad. Hoy reflexiona sobre las enseñanzas vitales que deja el fantasma de la muerte: no perderse, por ejemplo, el crecimiento de su hijo y darse cuenta de que los caminos suelen ser más sinuosos de lo que uno desea.

Por Fernando Neira

Pasaron más de veinticinco años y aún recuerdo con total nitidez ese olor nauseabundo en los pasillos de un viejo y descuidado hospital bonaerense de Villa Luzuriaga, al que me habían derivado puntualmente para realizarme un estudio. La falta de higiene era moneda corriente pero fue allí donde detectaron lo que otros tantos no pudieron. En un consultorio oscuro y semi abandonado me practicaron la primera punción medular de mi vida, que obviamente no sería la última.
A las pocas horas de regresar a casa luego de realizar el traumático estudio, sonó el teléfono. El llamado provenía del hospital Naval Pedro Mallo, lugar de cabecera donde me atendía habitualmente desde que aparecieron las dolencias. Mi mamá se acercó, me dijo que teníamos que irnos, que se habían comunicado entre ambos hospitales y debíaninformarnos algo urgente. No había chance de que la novedad sea alentadora. ¿Desde cuándo en estos lugares llaman a los pacientes y se les pide que vayan?, me pregunté. No estaba equivocado.
Al llegar con papá y mamá al hospital porteño ubicado frente al Parque Centenario, nos dirigimos hacia el primer subsuelo donde nos esperaba una troupe de médicos. Entramos los tres al consultorio y nos sentamos en uno de los lados del escritorio, del otro había por lo menos cinco profesionales. La única médica estaba en el centro y fue la que me preguntó a secas: ¿“Querés escuchar lo que tenés”? Con cierta inconsciencia de mis ocho años de edad, y algo de valentía que pronto se esfumaría, le dije que sí. Mis padres no se opusieron y ahí me quedé esperando el diagnóstico.
Sin mucha contemplación y con algo de desesperanza en su tono, la médica nos informó que yo tenía cáncer. Más precisamente leucemia, que al poco tiempo se sabría que era del tipo linfoblástica aguda. Una enfermedad que afecta a las células madre de la médula ósea y produce una deficiencia en los glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Genera un problema severo en las defensas del organismo con infecciones frecuentes y una tendencia a padecer hemorragias.
Agregó que la demora en la detección de esa enfermedad, poco habitual para la época, había complicado el cuadro. Que la única alternativa para que yo tuviera chance de sobrevivir era un trasplante de médula ósea. Cuando escuché la palabra trasplante, me levanté sigilosamente de la silla, abrí la puerta del consultorio, y para sorpresa de todos, me escapé corriendo por los pasillos. Llegué a la escalera mecánica y subí sin pensar. Paradójicamente equivoqué la opción y quise ascender por la que descendía. Con mis mayores esfuerzos lo único que lograba era mantenerme en el lugar. La tragicómica escena se desvaneció cuando la médica que me había dado la mala noticia me abrazó por detrás y me contuvo compungida.
Luego del fallido escape de algo que era inevitable, me entregué a los que a partir de ese momento pasaron a ser mis verdaderos héroes de la infancia. Los jóvenes doctores Miguel Ángel Sorrentino y Héctor Longoni, eran como mis Batman y Robin. El Jefe de Hematología,Aníbal Robinson, una suerte de Comisionado Fierro, y la doctoraPatricia Luchetta como la Batichica. Con todo respeto para estos profesionales de la salud por la atrevida comparación.
Fue un extenso tratamiento el que tuve por delante a partir de ese día. La habitación 314 del tercer piso del Naval fue mi cuarto por unos largos meses. Mis hermanas mayores, Mabel y Verónica, más mi cuñado Marcial se encargaron de decorar el cuarto con posters, juegos y una televisión, como para acondicionar la prolongada estadía. Recuerdo que los médicos se pasaban sus buenos ratos jugando con mis videos portátiles cada vez que venían a controlarme.
El primer día de internación, se presentaron Sorrentino y Longoni –sí, Batman y Robin– y me dijeron una frase que aún hoy recuerdo textual. Me encontraron temblando de miedo y me preguntaron a qué le temía. Les contesté, llorando, que me aterraba el trasplante. Si bien no estaba del todo seguro en qué consistía, les juro que me imaginaba lo peor. Me respondieron: “nosotros te vamos a curar sin trasplante”, desafiantes ante el diagnóstico. Producto de mi temor, les creí y a partir de ese instante quizás, empecé a sanarme.
El tratamiento incluyó varias sesiones de quimioterapia, transfusiones de sangre, internaciones reiteradas, decenas de pastillas por día que mis viejos ya no sabían cómo disimular para que no las vomitara. Recién hoy, más de 25 años después, puedo volver a comer un postrecito sin que me genere arcadas. Tengo el recuerdo anclado de las 4 o 5 pastillas sumergidas por cada cucharada de Shimmy ...
A los diez años se me cayó el pelo, producto de la quimioterapia, imagen inmortalizada en algunas fotografías de mi comunión donde el cabello recién comenzaba a renacer. Las sesiones me generaban una intensa sensación de ansiedad y una alteración difícil de describir, además de hacerme orinar de un color súper llamativo. Los primeros años del proceso fueron muy duros, y no hubiese podido transitarlos sin el apoyo incondicional de Dora y Ernesto, mis viejos, y del resto de mi familia que se dedicó de lleno a apoyarme. Fueron mi sustento, mi referencia, mi faro. Conocí bien de cerca lo que significa tener miedo. Lo tuve cara a cara, y me asusté mucho. Creo que no existe un momento “apropiado” para enfrentar la muerte, que no pide permiso a la hora de visitarnos. Creía que no estaba preparado a esa edad para dicha misión, pero no tuve alternativa.
Durante un período del tratamiento, los médicos me suspendieron las visitas para resguardar mi débil estado de salud debido a una anemia de defensas. Si bien las visitas tenían el sabor agridulce de saber que tenían un final y que el que siempre se quedaba en la habitación era yo, las consideraba necesarias y las esperaba con ansias. El aislamiento era total, hasta las enfermeras y los médicos entraban con trajes espaciales para controlarme. El castigo era doble, además de permanecer internado estaba aislado. Fue triste, solitario, pero por suerte no fue final.
Mi mamá cerró la pequeña mercería que tenía en el barrio para instalarse conmigo en el hospital, y estar dedicada full time a mi recuperación. Mi amigo de toda la vida, Esteban, que me venía a visitar seguido, fue partícipe necesario de esta historia. Me hacía sentir como si jugáramos a la vuelta de casa pero en la cama de un hospital. Afectos indelebles.
Con el paso de los años advertí que en los álbumes familiares no había fotos mías de ese período difícil, a excepción de las de la primera comunión. Con la perspectiva que da el paso del tiempo, entendí que por el futuro incierto de mi salud mis padres no querían verme retratado en ese estado tan delicado. No querían que esa imagen triste fuese su último recuerdo mío.
No sé cuán consciente podía ser con ocho o nueve años, lo cierto es que me hacía un sinfín de preguntas. Por qué me había tocado pasar por esto, por qué a mí, qué cosa tan grave había hecho para merecerlo. Mi habitación tenía una privilegiada vista al parque donde todos los días centenares de chicos jugaban a la pelota. Recuerdo con mucha nostalgia que deseaba ser simplemente uno de ellos. Muchas veces pensé que era una gran pesadilla, una broma de mal gusto, perolos pinchazos en las madrugadas desprolijas, los cambios de suero, los llantos a escondidas de mamá me traían a la realidad y me recordaban que todo era dolorosamente cierto. El desesperado pesar de no poder ser uno más, como cualquier otro chico de mi edad.
Con el paso de los meses empecé a sentir algunas mejorías, esas insoportables dolencias en las piernas habían menguado al igual que la fiebre, y más allá de molestias puntuales, estaba mejorando considerablemente. Un día, luego de pasar un tiempo de descanso en casa, volví al hospital para un estudio y me enfrenté cara a cara con mi presente. No recuerdo por qué motivo, intenté correr tres o cuatro metros que me separaban de un ventanal que daba a las canchitas de fútbol de enfrente, y me desplomé como quien aún no sabe caminar. En esos segundos en los que perdí la estabilidad y terminé en el suelo, entendí que todavía tenía mucho por delante para volver a ser el que pretendía. Mi debilidad física era rotunda.
Fue a mis quince años, y tras siete de tratamiento, que aquellos ya no tan jóvenes médicos Sorrentino y Longoni me dieron la noticia que más esperaba: “Ya estás curado, podés hacer vida normal”. Ese grupo de profesionales cumplió con su palabra desafiando todos los diagnósticos previos.
En una de mis estadías en el hospital con forma de barco conocí a Nicolás, vecino de camarote, y con un diagnostico clínico similar al mío. Con él compartimos muchos momentos. Jugábamos, inventábamos historias y, hasta cuando teníamos la fortaleza de poder levantarnos, nos íbamos a visitar personalmente. Si esto no era posible, el teléfono era nuestra red social habitual.
Nico no tenía tantos juguetes como yo en su habitación, así que le solía prestar mis Playmobil que, suponía, sus padres no podían comprarle. Un día llamé a su interno y no logré comunicarme. Al rato insistí y nada, sólo sonaba y sonaba. En un descuido de mi mamá, bajé de mi cama y fui hasta su habitación. Al tocar la puerta y observar que no me contestaba nadie, decidí entrar. Vi la cama tendida, y la ventana de ojo de buey abierta. Nico no estaba. Volví preocupado a mi habitación y me acosté haciéndome el desentendido, sin dar a conocer mi excursión de incógnito por la nave. Cuando mi mamá volvió le pregunté si había visto a alguien en la pieza de Nico, porque llamaba por teléfono y no me atendían. Recuerdo que en ese momento me dijo algo así como que “a Nicolás le tuvieron que hacer un estudio especial y no podían llevarlo a cabo aquí, seguramente lo habían trasladado provisoriamente”. Mi mamá no resultó muy creíble con su historia.
Yo llamaba todos los días a la habitación de al lado, y nada. Hasta que un día el teléfono sonó y me atendieron rápidamente. La alegría se esfumó de repente cuando escuché a otra persona y no la tierna voz de niño de mi amigo. Como se imaginarán mi compañero no corrió la misma suerte que yo. Luego de un tiempo me contaron que el tratamiento no funcionó con él, y su cuerpo dijo basta. Creo que Nico fue una de las personitas en las que primero pensé cuando me dieron el alta. Donde estés amigo, sabés que te aprecio mucho, al igual que a tus padres, que ya no tienen la posibilidad de abrazarte.
Luego del “alta” formal, obviamente tuve que seguir haciéndome controles de rutina por varios años. En una de esas revisaciones, ya cursando la escuela secundaria donde estudiaba para ser técnico mecánico, los médicos me informaron que no era conveniente que me dedicara a ese oficio. Estar expuesto a diario a determinados combustibles o gases no era lo mejor que me podía pasar por mis antecedentes. Tras un paso fallido por la Facultad de Derecho de la UBA donde cursé el CBC, encontré mi verdadera vocación: el periodismo. Con el paso del tiempo entendí que lo que me apasionaba de este oficio era contar historias (¿por qué no como la mía?).
Hoy puedo decir que gracias a todos los que me acompañaron a navegar por ese mal trago, me llegó la mayor recompensa que un hombre puede tener. El 24 de setiembre de 2013 nació mi hijo Valentín, fruto del amor con Julieta, mi compañera de ruta desde hace muchos años. Él es una prueba más de que le gané al monstruo y de que por un tiempo más voy a seguir militando en pos de la vida. Hoy, con un hijo, entiendo aún más lo que sintieron mis viejos cuando yo enfermé.
No voy a ser hipócrita y decirles que todos mis días son felices y color esperanza, porque como cualquiera tengo mis bajones anímicos, mis frustraciones, mis días turbulentos. Como así también el temor perturbador a la posibilidad de que la enfermedad tenga la mala idea de regresar. Si bien no hay ningún indicio de que pueda suceder, eso está latente en mis pensamientos más profundos.
Pero al momento de reflexionar, de rememorar por todo lo que pasé, estoy convencido de que no tiene mucho sentido detenerse en cuestiones que nos sacan de foco. Que más allá del lugar común es una verdad que uno valora la salud cuando está enfermo o se siente mal. Apuesto a poder mirar el almanaque con optimismo, a no perderme nada del crecimiento de mi hijo y poder estar cuando me necesite, como mis padres hicieron conmigo. El camino resulta muchas veces más sinuoso de lo que uno pretende, pero no hay que perder de vista que nunca estuvo tan oscuro como antes del amanecer. Al menos eso me dijeron alguna vez y hace tiempo ...
-------
Fernando Neira. Periodista, trabajó en Buenos Aires para el diario panameño “Día a día” Junto a otros colegas participó de “Gol de Pizarrón”, publicación pedida por el Ministerio de Educación como material pedagógico para las escuelas. Ahora se desempeña como comentarista de fútbol de primera división en Radio General Güemes y publica crónicas en el diario deportivo digital “El Depornauta”. Amante de los segundos tiempos, no deja minuto sin vivir. Le gusta leer poesía –Fernando Pessoa es su preferido– y cocina seguido: lo mejor, el pastel de papas. En fútbol, lo suyo es el medio campo, quienes lo vieron dicen que se sabe ganar la camiseta.

30.10.14

Video de Codepa2014

Así fue 1º Evento Comunidad de Hacedores del Deporte Argentino:

Link del video: https://www.youtube.com/watch?v=SpxP_mJS1dU&list=UUW-7SsqnOsRGJ8lk-Bol6HQ




Link:

Tres expertos en #Codepa2014

Son referentes a nivel nacional en sus respectivas áreas, sus voces son palabra autorizada en la difusión y desarrollo de las disciplinas olímpicas. Como resumen del panel de especialistas que disertaron en el 1º Evento de la Comunidad de Hacedores del Deporte Argentino #Codepa2014, seleccionamos las mejores frases de maratonista olímpico Oscar Cortínez, la doctora Marcela Redruello de TCba Cardiología y el gerente de marketing del Club Atlético River Plate, Santiago Traynor.

Oscar Indio Cortínez 

maratonista olímpico y  8 veces campeón argentino 42K

“Todo trabajo está condenado al éxito en la medida que uno le ponga toda su pasión”
“Uno de los dos sponsors más importantes que tuve a lo largo de toda mi carrera deportiva fue McDonald’s y lo conseguí sin pedirles dinero, sólo les solicité educación, desde el primer momento les propuse que me permitieran continuar mis estudios universitarios pensando en mi futuro después de retirarme del alto rendimiento” 
“El que no entiende el negocio del deporte, se pierde gran parte del deporte” 

Dra. Marcela Redruello

médica sub-jefe cardioimágenes TCba Cardiología 

“Toda competencia deportiva debería contar con un desfibrilador porque es el único equipo que salva vidas en caso de accidentes cardiovasculares, no sirve que la ambulancia traslade al paciente de inmediato al hospital ya que, sin la intervención del desfibrilador, el paciente no sobrevivirá dado que necesita ser desfibrilado en el lugar con personal capacitado” 
“La tecnología siempre es bienvenida, en TCba disponemos de equipamiento médico de última generación pero, eso sólo no es suficiente, hay que saber escuchar al paciente, nuestro foco está puesto en prestar atención” 
“No hay que caer en la psicosis de la muerte súbita, es cierto que hay casos frecuentes pero el deporte siempre mejora la calidad de vida, sólo se necesitan chequeos médicos anuales para conocer el estado de salud y así determinar que actividad e intensidad puede desarrollar cada uno” 

Santiago Traynor

Gerente de Marketing del Club Atlético River Plate 

“Un equipo exitoso tiene que saber lo que quiere dentro de la cancha y sus dirigentes saber que objetivos institucionales pretenden y como conseguirlos afuera de la cancha” 
“El fútbol es el principal deporte de River pero no el único, es la mayor fuente de ingresos pero también trabajamos en otras treinta disciplinas federadas como tenis, básquet y natación cuyo desarrollo iremos profundizando a mediano y largo plazo” 
“Hay que entender al marketing como un área que genera recursos genuinos para un club e institución pero también se puede aplicar para sumar ingresos a un evento deportivo o un atleta de elite, en estos siete meses de gestión replicamos el plan de AFA y FIFA que contemplan diferentes categorías de sponsor y lanzamos el proyecto Somos River para crear una comunidad de hinchas”
“En épocas de crísis hay que sacarle el máximo provecho a los recursos que uno tiene, apoyarse en la creatividad y el trabajo en equipo, saber hacer con lo poco que uno tiene”

13.1.14

Letrinas

Cuando Shankly llegó para entrenar al Liverpool, exigió una cosa: los váteres del público. Están hechos una pena, son indignos, dan vergüenza, dijo.


Bill Shankly tenía que haber sido minero. Era el destino de los hijos de familia de clase baja escocesa. Pero cerraron las minas cuando tenía 12 años y acabó siendo futbolista profesional como cuatro de sus hermanos. Nunca perdió la referencia de sus orígenes humildes y siempre consideró el paro juvenil como la más perversa lacra de un país. En esa etapa de la vida tienes que agarrarte a los ideales para progresar, sostenía. Bill Shankly fue a partir de 1959 el entrenador de referencia en el Liverpool. El escritor David Peace le ha dedicado uno de sus libros de telegráfica precisión, titulado Red or dead. Antes ya reparó en la sanguínea manera de entender el fútbol de otro entrenador, Brian Clough. Dulcificada en su adaptación cinematográfica, en Damn United primaban valores más superficiales y grotescos que la firmeza de principios de Shankly.
Cuando Shankly llegó para entrenar al Liverpool, el equipo estaba hundido en la Segunda División. Se cita entonces con los directivos para repasar todos los aspectos del equipo y el nuevo entrenador se muestra satisfecho. Puede trabajar con la plantilla, no necesita los refuerzos rutilantes ni nuevas instalaciones, no necesita más personal ni cambios significativos. Pero sin embargo, Shankly sí se muestra exigente con una cosa. Los váteres del público. Están hechos una pena, son indignos, dan vergüenza. Nosotros nos debemos a los espectadores, anuncia ante la extrañeza de los directivos, ellos son lo más importante y no podemos condenarles a esas letrinas del graderío. Es urgente renovarlas, modernizarlas, dignificarlas.
Ese entrenador que es capaz de pensar un poco más lejos de su propia ambición y rutina profesional ofrece un ejemplo imperecedero de algo abandonado. Cuando pensamos en la felicidad del Gobierno por la mejora de los datos macroeconómicos y la solvencia bancaria, mientras sus reformas asfixian a las familias y el desempleo ahoga la solvencia de las clases menos favorecidas, percibimos que el ciudadano anónimo, lejano y modesto está condenado a caminar a solas. Que arreglarle su letrina no es una prioridad, sino que andan centrados en mejorar la comodidad de los palcos y los despachos directivos. Y allí pervive un problema clasista y nada referenciado en tanto balance y estadística de una gelidez criminal.
Por  (Diario El País, España)

10.1.14

Leyenda vigente

Subí el volumen porque nuestra cuarta temporada radial comenzó junto a un pionero del rock y blues argentino. Miembro fundador del trío Manal que después formó parte de La Pesada del Rock&Roll e integró Pappo’s Blues y Aeroblus junto a Pappo, el bajista Alejandro Medina fue el invitado especial del programa Nº135 de Eldepornauta RADIO en los estudios de Conexión Abierta, la emisora de la UAI Universidad Abierta Interamericana, donde brindó un mini show acústico y habló sobre su pasión por disciplinas olímpicas como el fútbol, boxeo y judo.
Previo al show que junto a La Medinight Band brindará el sábado 18 de enero a las 23 horas en el Barcelona Bar de la calle Alsina 1064 de la localidad bonaerense de Luján, el bajistaAlejandro Medina recorrió su trayectoria solista que abarca cuatro discos, el último de ellos Yo Soy Rock, editado hace dos temporadas con el que sube a escenarios de toda la Argentina.
“Me gusta recorrer el país llevando mi música junto a mi grupo La Medinight Band, nuestro público abarca a todas las generaciones, nos vienen a ver familias enteras de abuelos, padres e hijos, también somos muy reconocidos por nuestros pares como sucedió hace pocos días cuando los músicos de La Renga nos invitaron a tocar para miles de personas en Navarro”, explicó este precursor del rock en castellano en toda América del Sur.
Distinguido por la Fundación Konex que, en 1985, le entregó tanto a él como a Claudio Gabis y Javier Martínez el diploma al mérito por el aporte a la música popular argentina, Alejandro Medina tiene tanto pasado como presente y futuro porque continúa su carrera al frente de La Medinight Band que copa escenarios incluyendo a su esposa, la guitarrista y cantante Lola Medina. 
“No me banco a Javier Martínez pero amo a Manal, un grupo que hicimos junto con Cluadio Gabis y Martínez en un momento en que hacía falta una banda así porque no había nada, además siempre estaré agradecido al productor Jorge Alvarez y su sello Mandioca porque gracias a él dejamos de ensayar en mi cuarta para llenar el teatro Apollo”, sostuvo este precursor del rock en castelano en toda América del Sur cuya voz inmortalizó el clásico Avenida Rivadavia.
Consultado sobre sus inicios, Alejandro Medina explicó que la música es una herencia familiar que le legó su padre, quien tocaba música clásica con la guitarra criolla, y que continúa con sus hijos Kubilai –líder de la banda Mostruo!- y Federico e incluso se extiende a su nieta Laralú, la artista más precoz del clan.
“De chico escuchaba a Elvis Presley, Ray Charles y Louis Armstrong, comencé tocando la trompeta, un instrumento con el que aprendés a componer, fue mi gran puerta de entrada a la música como también le pasó a Paul McCartney, después arranqué con el bajo y siendo un adolescente tuve mi primera banda que fue The Seassons con el tecladista Carlos Mellino y Freddy Izorogastúa con quienes cantábamos en inglés”, detalló este experto grabador en Toma Uno porque, como él mismo asegura, hacemos mil tomas pero la mejor siempre es la primera.
 “Soy hincha de Boca Juniors y también de Morón, el equipo de mi barrio ya que vivo a diez cuadras de la cancha, creo que Guillermo Barros Schelotto debería ser el próximo entrenador de Boca para que el cuerpo técnico tengo un buen acercamiento generacional con los jugadores, me gusta el boxeo, soy seguidor de Omar Narvaez y El Chino Maidana, empecé con el judo desde chico y después seguí con el box”, afirmó este bajista cuyas dotes pugilísticas le sirvieron para defender a su amigo Pappo a la salida de un recital. 
“Yo no conozco productores, no tengo un agente que me vende los shows porque soy independiente pero cuento con la ayuda de la prensa que apoya al rock argentino como lo hacen Uds. desde Eldepornauta y también Mario Pergolini, Roberto Pettinato, Guillespi, Tom Lupo y Alejandro Fantino”, se despidió Alejandro Medina, leyenda vigente de la música nacional. 

El Negro Medina en El depornauta Radio

Eldepornauta RADIO, versión radial de el diario digital de los atletas www.eldepornauta.com 

En este programa nos visitó Alejandro Medina, pionero del rock nacional y miembro fundador de Manal, entre otras bandas. 




La mejor música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, pruebas combinadas, tenis y fútbol. 

Link: 
http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-n-135-alejandro-medina-deporte-audios-mp3_rf_2700803_1.html?autoplay=1

Conducen Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira, columnista, Nicolás Parrilla, coordinación general, Julieta Gagliano.



16.12.13

Medalla de oro al blues - Memphis en El depornauta Radio

Cuentan con tres décadas y media arriba de los escenarios consolidándose como la banda de blues más trascendente de América del Sur. Como parte de los festejos de los diez años de El Diario Digital de los Atletas y previo al recital que darán el 9 de enero en Casa Rock de la calle Córdoba 2580 en Mar del Plata, Memphis La Blusera tocó un mini-recital en vivo en el programa Nº133 de Eldepornauta RADIO a través de Conexión Abierta, la emisora de la UAI Universidad Abierta Interamericana donde hablaron de música y sus días de fútbol, rugby e incluso running. 
Editaron trece discos, reunieron 20.000 espectadores en un recital al aire libre y tocaron sus hits en elTeatro Colón junto a la orquesta sinfónica nacional hasta que se disolvieron en 2008. Cinco temporadas después, con base firme en la música negra con sello porteño como continuación del legado musical de los recordados Adrián Otero y Emilio Villanueva, la renovada Memphis La Bluseratocará este sábado 14 de diciembre a las 20 horas en la plaza de la localidad bonaerense de Moreno con entrada libre y gratuita en un show que será filmado para el programa La Música del Pueblo que conduce Nicolás Pauls en la Televisión Pública. 
“En esta nueva etapa somos una orquesta porque regresamos con una formación de nueve integrantes que incluye una sección de vientos muy potente con dos saxos, dos trombones y dos trompetas, las presentaciones en vivo están cargadas de energía que trasladaremos al nuevo disco que estamos preparando para lanzar a mediados de 2014”, detalló el bajista Daniel Beiserman, quien recordó su pasado de rugbier en el Club YPF.  En mi adolescencia jugué al rugby, viajaba desde Floresta hasta Núñez para entrenar hasta la medianoche, jugaba en la línea y el técnico nos hacía practicar a diario con la amansadora que es una estructura tubular sin ruedas a la que le ponían una piedra pesadísima que nosotros debíamos empujar con los hombros, también tuve mi época de gimnasio y me gusta mucho ver maratón, especialmente en los Juegos Olímpicos”.
Digno de una medalla de oro al rocanblús criollo por proezas como la venta de 300.000 copias del álbum grabado en vivo en el teatro Gran Rex y colmar el centro de La Plata con 180.000 espectadores en el recital de blus de mayor convocatoria de la Argentina, El RusoBeiserman encontró en la música la mejor respuesta a un 2012 que lo golpeó por partida doble, primero en junio con el accidente automovilístico en el que murió el cantante Adrián Otero y luego en noviembre con el fallecimiento a raíz de una insuficiencia renal del saxofonistaEmilio Villanueva, con quienes creó esta banda en 1978. 
“Estaba bajoneado como nunca lo estuve en mi vida, fue un sacudón tremendo a tal punto que quería abandonar la música pero Giuseppe Puopolo aguantó los trapos con su saxo como Jorge Fiasche lo hizo con la guitarra y Matías Pennisi en la batería, Gustavo Villegas, nuestro primer pianista que tocó en el álbum debut Alma Bajo la Lluvia, regresó con fuerza participando en el armado de los temas, los muchachos de la banda me contuvieron y fui retomando las ganas de tocar en vivo y grabar un nuevo disco”, explicó Beiserman sobre el retorno de big band blues criolla que compartió escenario con figuras como B.B. King, Santana y Eric Clapton. 
Líder desde 2004 de la Luka Blues Band y admirador incondicional de Memphis La Blusera que devino en el nuevo vocalista con un registro propio que al mismo tiempo resulta el mejor homenaje para el recordado Adrián Otero, el cantante Martín Luka agradeció a Beiserman por abrirle las puertas de la banda sin condicionamientos.
“Ellos habían realizado un casting que les dejó una sensación fea al tener que rechazar a los postulantes y, una noche en una de las tantas zapadas bluseras que participaba, me escuchó cantar Emilio Villanueva sorprendiéndose porque sabía todas las letras y las melodías originales a la perfección, El Ruso me puso en un lugar que jamás soñe, estoy orgullos de ser la voz de una banda récord a nivel mundial con sus 36 años arriba de los escenarios, llevaron el blues a nivel de popularidad nunca visto en Argentina”, aseguró este vocalista devoto del billar, los naipes y los dados que lo convirtieron en la oveja negra sedentaria de una familia cuyo padre se coronó subcampeón mundial de básquet, su tía fue una de las pioneras del cestoball en el país y las gambetas de su abuelo llegaron a la primera división de San Lorenzo de Almagro.


15.11.13

Eldepornauta RADIO Nº 129 Running, Ciclismo, Natación y Triatlón

Eldepornauta RADIO, versión radial de El Diario Digital de los Atletas www.eldepornauta.com 


Link: http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-n-129-running-ciclismo-natacion-triatlon-audios-mp3_rf_2554273_1.html

Música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, running, tenis y fútbol. 


Conducción: Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira. Columnista: Nicolás Parrilla, Ccoordinación: Julieta Gagliano, Gonzalo Sagrado y Darío Maiolo.

Miércoles 18 a 20 hs por www.conexionabierta.com.ar

25.10.13

Eldepornauta RADIO N°126 con Amilcar Guerra

Eldepornauta RADIO, versión radial de el diario digital de los atletas www.eldepornauta.com

En este programa nos visitó el nadador Amilcar Guerra. 

Link: http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-n-126-nadador-amilcar-guerra-audios-mp3_rf_2483781_1.html?autoplay=1

La mejor música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, pruebas combinadas, tenis y fútbol. 


Conducen Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira, columnista, Nicolás Parrilla, coordinación general, Julieta Gagliano y Gonzalo Sagrado.



Miércoles 18 a 20 hs por www.conexionabierta.com.ar la emisora de la UAI.

11.10.13

El depornauta Radio Programa Nº 124

Eldepornauta RADIO, versión radial de el diario digital de los atletas www.eldepornauta.com



En este programa nos acompaño el triatleta Luciano Taccone y nos visitó el periodista de espectáculos número 1 de las nuevas generaciones Diego Bouvet. 
 
La mejor música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, pruebas combinadas, tenis y fútbol. 




Link: http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-124-triatleta-lucianotaccone-audios-mp3_rf_2438835_1.html?autoplay=1

El Depornauta radio sale al aire los miércoles de 18 a 20 hs y lo conducen Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira, columnista, Nicolás Parrilla, coordinación general, Julieta Gagliano y Gonzalo Sagrado.

7.10.13

Eldepornauta RADIO Nº 123

El depornauta RADIO, versión radial de el diario digital de los atletas www.eldepornauta.com 




En este programa nos visitó el campeón mundial de maratón acuático de aguas abiertas, Damián Blaum y Sergio Mohadeb, creador del sitio Derecho en zapatillas. 


La mejor música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, pruebas combinadas, tenis y fútbol. 



Link: http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-n-123-nadador-olimpico-damian-blaum-n-1-audios-mp3_rf_2414869_1.html?autoplay=1




Conducen Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira, columnista, Nicolás Parrilla, coordinación general, Julieta Gagliano y Gonzalo Sagrado.

Miércoles de 18 a 20 hs por www.conexionabiertavivo.com.ar


19.9.13

Eldepornauta RADIO, versión radial de el diario digital de los atletas www.eldepornauta.com

En este programa nos visitó el periodista Pancho Ibañez:



Link: http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-n-121-pancho-ibanez-audios-mp3_rf_2372586_1.html?autoplay=1
La mejor música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, pruebas combinadas, tenis y fútbol. 
Conducen Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira, columnista, Nicolás Parrilla, coordinación general, Julieta Gagliano y Gonzalo Sagrado

El depornauta Radio, miércoles de 18 a 20 hs por Conexión Abierta, la radio de la UAI. 

18.9.13

Santiago Ríos visitó De poetas y locos

Ayer en De poetas y locos Radio nos visitó el actor Santiago Ríos, actualmente interpretando al Tío Lucas en el musical de "Los Locos Addams". 


Escuchá el programa completo y conocé una historia de vida que vale la pena conocer. 

Link: http://www.conexionabierta.com.ar/programas-mp3/de%20poetas%20y%20locos.mp3



Además hablamos con Cristina Geréz, coordinadora del Centro comunitario Los Bajitos de Los Troncos del Talar, que nos contó cómo hacen para alimentar a 350 chicos por día.




De poetas y locos, martes de 21 a 23 hs por Conexión Abierta, la emisora de la UAI.

Pancho Ibáñez en Eldepornauta RADIO

Radicado en España donde su padre se desempeñó como cónsul del gobierno argentino, estudio derecho para luego formarse como actor hasta que, a comienzos de los setenta, recaló en Holanda donde su voz se hizo un lugar en la grilla de Radio Nederland que también lo tuvo como disc-jockey en los programas Escala Musical, Pop Glam y Studio 2000. Conductor del mítico programa de televisión El Deporte y El Hombre que, a inicios de los ochenta por Canal 13, difundió el triatlón IronMan de Hawaii, el periodista y locutor Pancho Ibáñez será el invitado especial del programa Nº121 de Eldepornauta RADIO  que hoy miércoles de 18 a 20 horas podrás escuchar y también ver en vivo a través de Conexión Abierta, la emisora de la UAI Universidad Abierta Interamericana vía web con sonido de calidad superior mediante fibra óptica o desde tu teléfono celular si tenés Blackberry, Android o iPhone. 

Actual conductor del Desafío Volver que se emite por la señal de cable Volver e ideólogo del Tetratlón de Chapelco, una idea suya que ya celebró tres décadas, Pancho Ibáñez visitará Eldepornauta RADIO para hablar sobre su rol de primer adelantado en el desembarco del triatlón y las pruebas combinadas en la República Argentina.
Como banda de sonido, junto a la mejor información sobre ciclismo, atletismo de pista, natación, running, triatlón, tenis y fútbol, tendremos música de Charly García, Creedence Clearwater Revival, Federación Afrancesada de Funk, Artic Monkeys, Banda de Turistas, Led Zepellin, No Te Va a Gustar, Justin Timberlane y Reiband.
Desde los estudios de la emisora de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), conducido por Fernando HorowitzGabriela Alvarez y Fernando Neira, junto a la coordinación general de Julieta Gagliano, las columnas de opinión de Nicolás Parrilla y un equipo periodístico con corresponsales en toda la Argentina,  Eldepornauta RADIO te brindará toda la información sobre disciplinas olímpica con la mejor música.
¿Necesitás más información? ¿querés difusión a nivel nacional? escribinos a info@eldepornauta.com para conocer nuestras campañas de prensa a través de Internet, facebook, newsletter, redes sociales y radio.

Escuchá aquí: www.conexionabiertavivo.com.ar

16.9.13

Pasó de tirar paredes en la cancha a armar bibliotecas en las escuelas

Adrián Bianchi, vecino de Ramos, jugó como delantero en Vélez y Laferrere, entre otros clubes. Hoy, ya lejos del fútbol, conduce un programa de radio en el que recibe libros que luego dona a las instituciones. “Es una manera de dar una mano a través de la educación”, dice.
                              Foto: Fernando Neira y Adrián Bianchi, conductores del programa radial
Por BRIAN PÉCORA (*)
Adrián Bianchi, vecino de Ramos Mejía y ex futbolista de Vélez y Ferro, entre otros clubes, siempre estuvo ligado a la literatura. Al principio, en su juventud, era un simple lector. Pero con el correr de los años, empezó a escribir sus propios textos. De hecho, comenzó a hacerlo al mismo tiempo que gritaba goles, en su época de delantero. Ahora busca inculcar ese apego por la lectura en los chicos, y para eso convoca a los oyentes de su programa de radio a que donen libros que después lleva a comedores y colegios que necesitan completar sus bibliotecas.
“Me parece que uno de los grandes problemas que tenemos a nivel global es la falta de educación. Más allá de las dificultades de alimentación y salud, y la corrupción, creo que el principal inconveniente es la falta de educación. Por eso pensé que darle un libro a un pibe era algo importante”, explica Bianchi, quien además jugó en Platense, Laferrere y equipos de Chile, Uruguay y Venezuela. “A través de este proyecto descubrí que no solo los chicos no leen, sino que los padres no los incentivan”, enfatiza el autor de dos libros y quien a fin de año publicará el tercero.
Desde mayo de 2011, Bianchi conduce ‘De poetas y locos’ (martes de 21 a 23 por la radio on line www.conexionabierta.com.ar), un programa cultural que, además, tiene fines benéficos, ya que desde su inicio, y bajo el lema ‘Un niño, un libro’, los oyentes se comunican para donar sus ejemplares. “Es algo que se le ocurrió a Adrián y tiene mucha aceptación. La gente llama, acerca sus libros y él después analiza cuáles se adecúan más a las necesidades de la institución con la que se va a colaborar”, relata Fernando Neira, periodista e integrante del programa.
Desde su juventud, a Adrián Bianchi lo incentivaron a leer y escuchar música clásica. Eso le valió su apodo futbolístico: ‘El Loco’. “Un DT lo llamó así porque mientras daba una charla técnica lo vio colgado y cuando le preguntó en qué pensaba, él respondió que estaba pensando en una sinfonía. Enseguida el entrenador le dijo que estaba totalmente loco”, revela entre risas Neira, vecino de Villa Insuperable.
La primera donación fue destinada a la Escuela Secundaria 88 de Isidro Casanova. “Nos entregaron libros, enciclopedias, diccionarios e incluso una biblioteca. Fueron de mucha utilidad tanto para los chicos como para los docentes”, confiesa Roberto Quevedo, quien en ese entonces era el director del establecimiento.
Aparte de gestionar las donaciones, durante el programa Adrián lee el cuento futbolero que escribe para cada emisión. “Ese es el puntapié inicial para un tema en común, que permite relacionar las historias de los oyentes con las de quienes hacemos el programa”, cuenta Neira. “Queremos llevar el programa al teatro y mostrar historias de fútbol. Se llamará ‘Historias de potrero’ y será algo con humor y emoción”, adelanta Bianchi. También son invitados actores reconocidos y del únder, y distintas ONG que dieron a conocer su trabajo en ‘De poetas y locos’.
Mientras sigue recolectando libros, el ex entrenador de Morón y San Miguel se ilusiona con ayudar aún más a los chicos. “Siempre tuve la ilusión de armar un comedor infantil para darles de comer a los pibes, y es algo que algún día me gustaría hacer”, anhela Bianchi.
Nota publicada el 14/09/2013 en el zonal de La Matanza de Clarín.

13.9.13

Programa Nº 120 de El depornauta Radio

Eldepornauta RADIO, versión radial de el diario digital de los atletas www.eldepornauta.com 


En este programa nos visitó la maratonista y entrenadora Clara Serino. 


La mejor música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, pruebas combinadas, tenis y fútbol. 
Link: http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-n-120-maratonista-clara-serino-audios-mp3_rf_2353738_1.html?autoplay=1#
Conducen Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira, columnista, Nicolás Parrilla, coordinación general, Julieta Gagliano.


Miércoles 18 a 20 hs por Conexión Abierta, la emisora on line de la UAI. 

12.9.13

Les dejo el link del último programa de De poetas y locos donde nos visitó la actriz argentina Stella Bertetta:




Link: http://www.conexionabierta.com.ar/programas-mp3/de%20poetas%20y%20locos.mp3


Martes de 21 a 23 hs por Conexión Abierta, la emisora on line de la UAI. 

6.9.13

Programa Nº 119 de El Depornauta Radio

Eldepornauta RADIO, versión radial de el diario digital de los atletas www.eldepornauta.com

En este programa nos visitó la bicampeona argentina de maratón Mónica Cervera y la banda Buena Estrella. 


La mejor música e información de atletismo, ciclismo, natación, triatlón, pruebas combinadas, tenis y fútbol.








Conducen Fernando Horowitz, Gabriela Alvarez y Fernando Neira, columnista, Nicolás Parrilla, coordinación general, Julieta Gagliano.







Link: http://www.ivoox.com/eldepornauta-radio-n-119-bicampeona-argentina-maraton-monica-cervera-audios-mp3_rf_2335328_1.html

Miércoles 18 a 20 hs por www.conexionabiertavivo.com.ar

5.9.13

De poetas y locos Radio

Les dejo el link del último programa de De poetas y locos donde nos visitó el actor, director, dramaturgo y licenciado en Letras (UBA) Lucas Lagré (http://lucaslagre.blogspot.com.ar/)






Y donde además hablamos con Mariano Luparelli, uno de los fundadores de la ONG "De todos para todos".



Martes 21 a 23 hs por www.conexionabierta.com.ar